Arte

Cuando pasabas por allí, nadie se hacía eco de tu existencia. Tenías un alto grado de invisibilidad y de imbecilidad, que te habías autoimpuesto para desaparecer ante los ojos de los eternos «jueces de la nada». Parecía que nada te importaba de aquel lugar, de aquella gente y siempre volvías la mirada hacia otro lugar […]

Es como una sensación de desajuste en el cuerpo cuando te vas, y es que cuando te vas, te llevas tu luz y yo me veo mucho menosEsa millonada de partículas danzando armónicamente junto a ti juegan en el horizonte y revolotean formando un globo color marfil de resplandor incandescente que acaricia las miradas perdidas

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Haz clic en el enlace para mayor información. ACEPTAR
Aviso de cookies
Scroll al inicio
Ir arriba