La Vesícula biliar es un pequeño órgano que está unido al hígado y al duodeno por las vías biliares. En ella se almacena la bilis, una sustancia que segrega el hígado para digerir las grasas.

Pero en este post, te voy a hablar del papel energético de la vesícula biliar.

Primero, te explico brevemente que nosotros, además de materia, somos energía; y para que todo un metabolismo funcione, tienen que haber intercambios químicos, o sea, energéticos.

Las emociones son energía, los pensamientos también, las reacciones del cuerpo tienen como base movimientos energéticos, cada neurona está conectada a su red y son potentes redes eléctricas y energéticas, el bombeo del corazón es mecánico y eléctrico. Y así, un sin fin de intercambios y movimientos que hacen que estemos vivos aquí y ahora.

Pero volvamos a la vesícula biliar y veamos que tiene una potente base energética que no se ve, pero sí se siente, ¡y mucho!.

Según la medicina oriental, la vesícula biliar representa los poderes del cuerpo. Dicen que, en ella, recaen la salud de otros órganos importantes del cuerpo: hígado, corazón, articulaciones e incluso la médula espinal.

Los miles de años de tradición de la medicina oriental dicen que cuando hay problemas del sistema compuesto por el hígado y la vesícula (hepato-biliar),  los síntomas agudos son manifestados en la vesícula; y, consideran, el trascendente papel energético e invisible de la vesícula.

¿Qué síntomas del cuerpo nos puede dar la vesícula? Según la medicina china: vértigos, zumbidos de oídos, jaquecas, problemas musculares y articulares e hipertensión, entre otros.
Estos podrían mejorar si mejora el ambiente energético  de la vesícula.

Las funciones de la Vesícula en el cuerpo son simplemente enormes.


El papel de la vesícula en objetivos y metas. 

La tendencia de una persona que tiene la vesícula  «débil», es a cambiar de objetivos; o sea, deja sin finalizar los proyectos que inicia a causa de inseguridad, y cambia de parecer yendo hacia otros nuevos, que difícilmente terminará.

En este caso, también hay propensión a sufrir ataques de ira, inseguridad y dificultad para perdonar, quedándose con rencor y resentimiento. Es «algo que he vivido o estoy viviendo, me afecta mucho y no puedo dejar de pensar en ello».

Según  la Biodescodificación

Coincide en algunos datos con la medicina oriental. La Biodescodificación nos dice que cuando la vesícula sufre de algún problema, puede ser una mezcla de odio, rencor, rabia, ira, resentimiento, indignación… También puede haber habido una pérdida, bien de territorio o de un ser querido, o se puede sufrir un abandono que conlleve a estos estados emocionales.

Como la persona no es capaz de resolver el conflicto y/o de tomar las decisiones correctas, esos sentimientos bien se guardan uno mismo, hacia una o varias personas. Lo cual, produce un estancamiento muy fuerte de energía atrapada, que es peligroso y dañino.

Esto conlleva problemas con las relaciones tanto con los demás, como con uno mismo.

La consecuencia es que vivir con sentimientos negativos  repetitivos de odio, rencores, rabia, ira… es una autodestrucción y, esto hace  que tanto la vesícula como el cuerpo en general, comiencen a tener problemas  y enfermen.

Según Lisa Bourbeau, autora del libro «escucha tu cuerpo», los bloqueos de la vesícula son físicos, mentales y emocionales.

  • Bloqueo físico: Cuando una piedra o cálculo bloquea algún conducto de: vesícula biliar, riñones, próstata…
  • Bloqueo emocional: Según el lugar del cuerpo donde se formen los cálculos, su significado  varía. En general, para que se acumulen depósitos para formar una o más piedras, la persona debe alimentar durante mucho tiempo fuertes pensamientos y sentimientos descritos anteriormente. Sentimientos que no expresa, los reprime y, de esta manera los bloquea.
  • Bloqueo mental: Los cálculos biliares, pueden significar «error de cálculo». Esto significa que la persona piensa de una manera y actúa de otra. Por ejemplo: quiere avanzar y se deja detener por otros, o quiere avanzar y no actúa. Esto provoca pensamientos de descontento y agresividad que se acumulan y se endurecen en su interior.

Soluciones para sanar estos conflictos:

  • Hacer un trabajo importante con el perdón hacia uno mismo y, cuando uno consiga ir perdonándose, podrá mirar hacia adelante y perdonar a los demás.
  • Realizar un trabajo terapéutico de «dejar ir» situaciones, pensamientos y emociones que sean tóxicos.
  • Técnicas de respiración para la relajación
  • Técnicas para la atención y la concentración: meditación, minfulness, yoga…
  • Cuidar la alimentación y llevar unas pautas adecuadas a cada persona

11 alimentos beneficiosos para cuidar la vesícula biliar y el hígado: 

  1. Alcachofas: limpian y desintoxican
  2. Fermentados: rábanos, chucrut… Son bacterias beneficiosas para la flora intestinal
  3. Brócoli: muy recomendada para toda la zona hepatitis-biliar porque es rica en azufre
  4. Puerro: también es rico en azufrados
  5. Garbanzos: aportan aminoácidos que aportan enzimas que intervienen en el metabolismo de la limpieza hepática
  6. Germinados: aportan vitaminas, enzimas y minerales biodisponibles
  7. Espárragos: ricos en azufre y agua
  8. Daikon (nabo): para la función renal
  9. Manzana: rica en pectina y antioxidantes
  10. Pepino: diurético e hidratante
  11. Cúrcuma: antioxidante y también antiinflamatoria
Y recuerda tomar agua, infusiones o caldos a temperatura tibia, que no estén ni muy calientes ni muy fríos. ¡La vesícula te lo agradecerá!
Deseo que este artículo te sea de ayuda. Si crees que le puede beneficiar a alguna persona comparte la información libremente.
________________________________________________________________
Julia Valls
Coach – Psicoterapeuta – Formadora
Col. ASESCO 10.456 y Col. COFENAT 1055/V