Observa, ¿qué piensas?. Escucha, ¿qué te dice ese pensamiento?

Seguramente cuando intentas observar, escuchar o cazar el pensamiento se te ha escapado y no sabes qué te había dicho tu mente porque ya te ha llegado un nuevo pensamiento y otro y otro más. Es tan rápido que aparecen y desaparecen como las luces de esa larga fila de coches que se cruzan con el tuyo cuando conduces por esa autovía oscura de noche. Son muchas luces rápidamente que te deslumbran, pero no eres capaz de ver los coches porque tu también vas conduciendo el tuyo propio.

¡Así es como funcionan los pensamientos generados por tu mente!. Es tan potente el sistema cerebro-mente, tiene tanta energía que si en la vida no te paras a mirarlo como el técnico relojero observa la sala de máquinas del Big Ben para que funcione perfectamente dándole el mantenimiento necesario, no entiendes el por qué de tus acciones-reacciones.

La cuestión es que TU TE IDENTIFICAS CON TUS PENSAMIENTOS, pero tu no eres eso.

Y si quieres, ordénale a la mente que no piense, y descubrirás que la mente piensa a pesar tuyo, ¡qué gran descubrimiento!.

Y es que todo se crea a partir de tu mente. Pregúntate, ¿qué crea tu mente?, ¿cuál es tu propio resultado?. No se si lo sabías, pero los pensamientos generan emociones y las emociones son las que te dirigen hacia una parte u otra sin que sepas cómo impedirlo. Ira, rabia, tristeza, miedo, alegría, amor…

Y, ¿cuál es el punto de inflexión?. Ese que te dice que “hasta aquí hemos llegado” porque tengo que hacer algo para mejorar este aspecto de mi vida,  y solo tienes dos opciones posibles si quieres generar tu propio éxito: CAMBIAR o CAMBIAR. Y cuando eres consciente de esto, tuviste “una apertura de mente” o una conciencia desarrollada de que hay que avanzar rompiendo muros inexistentes, aunque te parezcan tan reales como un espejismo en el desierto.

El cambio hay que entrenarlo, debes producirlo en base a un sistema nuevo. El Coaching trabaja desde ese sistema cuerpo-mente, es un maravilloso trabajo que te ayuda a conseguirlo, a rentabilizarlo porque ahora está en déficit y mal utilizado. ¡No te es rentable!.

Los circuitos de ese sistema son tan increíbles,  ¿por qué no los observas, los conoces y los haces funcionar?. Tienes que desarrollar el sistema y potenciarlo, y si no, ¿para qué elegiste ser humano?. La mente humana está en constante evolución desde hace millones de años, y hay que alinearse con ella para que tu avances y avancemos todos.

¿Qué hizo falta para que tu ahora estés aquí en este preciso instante leyendo esto?.

Piénsalo, para, observa, escucha y haz que tu sistema cerebro-mente sea un sistema exitoso.