«Lo que pienses de mi no es asunto mío» – Dijo felizmente una gallina a otra-, y continuó comiendo maíz tranquilamente.